Diferencia entre revisiones de «Tony Duvert»

4 bytes eliminados ,  hace 6 años
:[...]
:La libertad amorosa sólo se obtiene en el momento en que ninguna forma de sexualidad tiene el poder de reinar sobre las demás ni de moldearlas a su imagen: y hablo aquí del imperio del Estado, y no de los encantos a los cuales tenemos el gusto de sucumbir.
:El objetivo de la liberación sexual no es que todo el mundo haga o pueda hacer el amor con todo el mundo: sino que el Estado, sus estructuras, sus leyes se abstengan de cualquier control sobre la vida privada, cualquiera que sea la edad, el sexo o los gustos que uno tenga. LasLa sexualidadessexualidad no sones competencia de la moral pública: éste es el único principio que hay que establecer. Estamos, ya lo sé, a años luz de esa libertad; y dudo que la veamos nunca.
:Por otra parte, las relaciones sexuales no necesitan de ninguna moral específica. Los principios que rigen nuestras ''otras'' interacciones, nuestra coexistencia, y que definen los límites a las libertades de cada uno, son más que suficientes para gobernar los actos amorosos.
:Ni violencia, ni coacción, ni dominación, ni posesión sobre los demás: éstos son los únicos deberes a los que nuestros actos sexuales, como el resto de nuestros actos, tienen que ceñirse.
1620

ediciones