Diferencia entre revisiones de «Marguerite Yourcenar»

17 bytes eliminados ,  hace 11 años
== ''[[w:Alexis o el tratado del inútil combate|Alexis o el tratado del inútil combate]]'', 1929 ==
{{cita|''He leído con frecuencia que las palabras traicionan al pensamiento, pero me parece que las palabras escritas lo traicionan todavía más.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página 19''}}
 
{{cita|''Si es difícil vivir, es aún mucho más penoso explicar nuestra vida''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página 20''}}
 
{{cita|''Todos nos transformaríamos sin nos atreviéramos a ser lo que somos.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''No fue culpa mía si aquella mañana me encontré con la belleza...''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Toda felicidad es inocencia.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Quizás lo que haga la voluptuosidad tan terrible sea que nos enseña que tenemos un cuerpo. Antes, sólo nos servía para vivir. Después, sentimos que aquel cuerpo tiene su existencia particular, sus sueños, su voluntad y que, hasta la muerte, tendremos que contar con él, cederle, transigir o luchar. Sentimos (creemos sentir) que nuestra alma sólo es su mejor sueño.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''En el fondo de toda gran impotencia encontramos un sentimiento de tranquilidad.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''El sufrimiento nos hace egoístas porque nos absorbe por entero: sólo más tarde, en forma de recuerdo, nos enseña la compasión.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Hay algo reprobable en mostrarse demasiado cariñoso cuando unos se va, como para que lo echen de menos.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Por primera vez sentía un placer perverso en ser diferente de los demás. Es difícil no creerse superior cuando uno sufre, y el ver gente feliz nos da náuseas.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''...quitarme de nuevo la ropa como hubiera deseado quitarme el cuerpo...''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''No presumo de haber amado. He sentido demasiado lo poco durables que son las emociones más vivas para querer, al acercarme a seres perecederos, encaminados hacia la muerte, extraer un sentimiento que se pretende inmortal. ''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Creo que sólo hubiera podiddo amar a un ser perfecto y soy demasiado mediocre para merecer que me aceptara, incluso si lo encuentro algún día.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
 
{{cita|''Y esto no es todo, amiga mía: nuestra alma, nuestro espíritu y nuestro cuerpo tienen exigencias generalmente contradictorias; creo difícil unir satisfacciones tan diversas sin envilecer a unas y sin desanimar otras, así que he disociado el amor.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
 
{{cita|''Me he limitado casi siempre a complicidades banales, por un terror oscuro a enamorarme y sufrir. Basta con ser prisionero de un instinto, no quiero serlo también de una pasión, y creo sinceramente que no he amado nunca.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}
{{cita|''La vida es el misterio de todo ser humano: es tan admirable que siempre se la puede amar.''|''Marguerite Yourcenar''|''«Alexis o el tratado del inútil combate»''|''Punto de lectura''|''página ''}}