Diferencia entre revisiones de «Categoría:Obras literarias»

2484 bytes eliminados ,  hace 10 años
Deshecha la edición 183178 de Lonelybel (disc.)
(Dientes Blancos, Zadie Smith)
(Deshecha la edición 183178 de Lonelybel (disc.))
[[uk:Категорія:Літературні твори]]
[[zh:Category:文學作品]]
Ocurre una cosa muy curiosa en este mundo de ahora. En los tocadores de las discotecas se oye a chicas que dicen: “Sí, me folló y me plantó. No me quería. Era incapaz. Estaba muy jodido para saber querer.” Bueno, ¿qué es lo que ha pasado? ¿Qué tiene este poco adorable siglo para hacernos pensar que, a pesar de todo, somos adorables como personas, como especie? ¿Qué nos hace pensar que, si alguien no puede querernos, es porque está discapacitado en cierta manera? Y , si nos sustituyen por un dios, una virgen dolorosa o la cara de Cristo en una ciabatta, los llamamos locos. Ofuscados. Regresivos. Estamos tan convencidos de nuestra bondad y de la bondad de nuestro amor que no podemos soportar la idea de que pueda haber algo más digno de ser amado que nosotros, más digno de adoración. Las tarjetas de felicitación nos dicen rutinariamente que todo el mundo merece amor. No. Todo el mundo merece agua limpia. Pero no todo el mundo merece amor continuamente.
 
Cuatro meses en la vida de una persona de diecisiete años dan para mucho. Fans de los Stones se convierten en fans de los Vétales, conservadores en liberales y otra vez en conservadores, seguidores acérrimos del vinilo se pasan al CD. Nunca más en la vida se vuelve a tener esa capacidad para la transformación de la personalidad.
 
Todos y cada uno de los Chalfen se proclamaban mentalmente sanos y emocionalmente estables. Los niños habían tenido sus complejos de Edipo a edad temprana y por el orden normal; todos eran ferozmente heterosexuales, adoraban a la madre y admiraban al padre y, curiosamente, estos sentimientos habían aumentado al llegar a la adolescencia. Las peleas eran raras, se mantenían en un tono irónico y se ceñían a temas políticos o intelectuales (la importancia de la anarquía, la necesidad de mayores impuestos, el problema de África del Sur, la dicotomía alma/cuerpo) sobre los que, en el fondo, todos estaban de acuerdo.
<ref>Zadie Smith, dientes Blancos</ref>
 
¡Es como la tele! Y éste es el mayor elogio que Archie puede dedicar a cualquier acontecimiento de la vida real. Salvo que esto es como la tele, pero mejor.
 
Por eso él nunca le compró un ratón a Irie cuando era pequeña. Los peces son más limpios… y no tienen tanta memoria. Archie sabía por experiencia que el que tiene mucha memoria suele ser rencoroso, y una mascota rencorosa (la comida en mal estado que me diste aquel día, aquella vez que me bañaste) no es aconsejable.
2263

ediciones