Diferencia entre revisiones de «Antonio de Nebrija»

22 bytes añadidos ,  hace 11 años
** Nota: Explicando a la reina Isabel I de Castilla ''la Católica'' la importancia de su Gramática.
 
*“Planta de nuevo aquellas dos antorchas apagadas de nuestra [[religión]] que son la [[lengua]] griega y la lengua hebrea; ofrece recompensas a quienes se consagren a esta tarea”.<ref> ''La Atalaya'', editada por los testigos de Jehová, del 15 de abril de 2004, págs. 28-31; “La Políglota complutense: histórica herramienta de traducción.” Para limar las discrepancias entre la Vulgata y los idiomas originales, Nebrija exhortó a [[Francisco Jiménez de Cisneros]] con las anteriores palabras.</ref>
 
*“Cada vez que se presenten variantes entre los manuscritos latinos del [[Nuevo Testamento]], debemos remontarnos a los manuscritos griegos; cada vez que haya desacuerdo entre los diversos manuscritos latinos o entre los manuscritos latinos y los manuscritos griegos del [[Antiguo Testamento]], debemos pedir la regla de la [[verdad]] a la auténtica fuente hebraica”.<ref> ''La Atalaya'', editada por los testigos de Jehová, del 15 de abril de 2004, págs. 28-31; “La Políglota complutense: histórica herramienta de traducción.” Continuó Nebrija en su exhortación. ¿Cómo reaccionó Cisneros? En el prólogo de la Políglota, el cardenal expuso sin ambages su opinión: “Hemos puesto la versión de San Jerónimo entre la hebrea y la Septuaginta, como entre la sinagoga y la iglesia oriental, que son como dos ladrones, el uno a la derecha y el otro a la izquierda, y Jesús, esto es la iglesia romana, en el medio”. Como Cisneros no permitió que Nebrija corrigiera la Vulgata latina basándose en los textos de los idiomas originales, Nebrija prefirió abandonar la empresa en vez de estampar su firma en una revisión deficiente.
Usuario anónimo