¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

novela de Philip K. Dick

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? es una novela corta de ciencia ficción, escrita en 1968 por Philip K. Dick.[1]

CitasEditar

NOTA: Salvo en los casos que cuentan con referencia en español, la traducción de las citas incluidas en esta sección es propia del usuario que las aporta.

 
«Todo es verdad —dijo Rick— Todo lo que las personas han pensado alguna vez».
  • «Un robot humanoide es como cualquier otra máquina. En un abrir y cerrar de ojos puede fluctuar entre suponer un beneficio y convertirse en un peligro. En el primer caso no es nuestro problema».[2]
  • «—Encuentra en una revista la foto a página entera y a todo color de una chica desnuda —se detuvo. —¿Es un test para saber si soy androide o si soy lesbiana? —preguntó ácidamente Rachael».[3][4]
  • «Kippel son los objetos inútiles, las cartas de propaganda, las cajas de cerillas después de que se ha gastado la última, el envoltorio del periódico del día anterior. Cuando no hay gente, el kippel se reproduce. Por ejemplo, si se va usted a la cama y deja un poco de kippel en la casa, cuando se despierta a la mañana siguiente hay dos veces más. Cada vez hay más».[3][5]
  • «La mayoría de los androides que he conocido tenían más deseo de vivir que mi esposa».[3][6]
  • «Al recordarlo, se preguntó si Mozart habría tenido la intuición de que el futuro no existía, de que ya había utilizado todo su breve tiempo. Quizá también yo lo haya hecho, pensó Rick mientras contemplaba el ensayo. Este ensayo terminará, la representación también, los cantantes morirán y finalmente la última partitura de la música será destruida de un modo u otro, el nombre de Mozart se desvanecerá y el polvo habrá vencido, si no en este planeta en otro cualquiera. Sólo podemos escapar por un rato. Y los andrillos pueden escapar de mí, y sobrevivir un rato más. Pero los alcanzaré, o lo hará algún otro cazador de bonificaciones. En cierto modo, observó, yo soy una parte del proceso de destrucción entrópica de las formas. La Rosen Association crea y yo destruyo. O al menos, eso debe parecerle a los androides».[3][4]
  • «—Usted ya sabe lo que eso supondría —dijo Phil Resch en voz baja —. Si incluyéramos a los androides en nuestro espectro de identificación empática, tal como hacemos con los animales... —No podríamos protegernos a nosotros mismos. —En efecto. Estos Nexus-6... Nos pasarían por encima y nos aplastarían. Usted y yo, todos los cazarrecompensas, nos alzamos entre los Nexus-6 y la humanidad como una barrera que los mantiene separados a ambos».[7][8]
  • «—Te verás forzado a hacer el mal allá donde vayas —dijo el anciano—. Es la condición esencial de la vida verse requerido a traicionar la propia identidad. Siempre llega el momento en que todo ser vivo debe hacerlo. Es la sombra última, la derrota de la creación: es la maldición de la obra, la maldición que se alimenta de toda vida. Hasta en el último rincón del universo».[9]
  • «Somos máquinas, estampadas como tapones de botella. Es una ilusión ésta de que existo realmente, personalmente. Soy solo un modelo de serie».[10][3]
  • «Todo es verdad —dijo Rick— Todo lo que las personas han pensado alguna vez».[3][11][12]
  • «La araña que Mercer le dio a Isidore, el cabeza de chorlito, también debía ser artificial. Pero no importa. Las cosas eléctricas también tienen su vida, por pequeña que ella sea».[3][13][14]
  • «En otras palabras, los androides equipados con la nueva unidad cerebral Nexus-6 estaban, desde una perspectiva sencilla, pragmática y sin andarse con ambages, más evolucionados que un importante segmento de la humanidad, por inferior que fuera. En ciertos casos, el sirviente era más capaz que su amo[15]
  • «Las habladurías de oficina le incordiaban porque siempre eran mejores que la verdad.»[15]
  • «La empatía era algo particular a la raza humana, mientras que es posible encontrar cierto grado de inteligencia en todas las especies,... Se debía seguramente a una razón: la facultad empática probablemente exige un instinto de grupo definido»[15]
  • «—Esa es la Primera Ley de la Basugre —explicó—. "La basugre desplaza a aquello que no es basugre"»[15]
  • «El mercerismo reducía los índices de criminalidad, puesto que los ciudadanos se habían vuelto más conscientes de los problemas de sus vecinos. La humanidad necesitaba empatía,»[15]
  • «Si es amor por una mujer o una imitación androide, es sexo. Despierte y cuestióneselo, Deckard.»[15]
  • «Es la condición esencial de la vida verse requerido a traicionar la propia identidad.»[15]
  • «No perderemos lo que sentimos, no si hacemos el esfuerzo de retenerlo en la mente[15]
  • «Hay animales que nunca duermen. Las ovejas nunca duermen, al menos la mía no. Siempre que las miras te devuelven la mirada.»[15]
  • «Las cosas eléctricas también tienen sus vidas. Por insignificantes que sean.»[15]

ReferenciasEditar

  1. Dick, Philip K. (traducido por Miguel Antón). Blade Runner: ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?. Editorial Grupo Planeta Spain, 2012. ISBN 9788445000533. En Google Libros. Consultado el 18 de abril de 2019.
  2. Sims, Christopher A. «Science Fiction Studies» (en inglés). depauw.edu. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 Dick, Philip K. (traducido por César Terrón). «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?». philosophia.cl. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  4. 4,0 4,1 Harvilla, Rob (5 de octubre de 2017). «‘Blade Runner’ Is Still the Truest Philip K. Dick Adaptation» (en inglés). theringer.com. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  5. Kosanke, Candice. «“Useless Objects”: Kipple and What It Represents». publications.lakeforest.edu. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  6. Reig, Rafael (15 de enero de 2013). «La fragua de Vulcano». eldiario.es. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  7. Dick, Philip K. (17 de octubre de 2016). «A Realization». openlab.citytech.cuny.edu. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  8. Wittkower, D. E. «Philip K. Dick and Philosophy: Do Androids Have Kindred Spirits?» (en inglés). andphilosophy.ir. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  9. Dick, Philip K. (13 de octubre de 2014). «Revisiting a sci-fi classic» (en inglés). cannonballread.com. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  10. Instituto Deusto de Drogodependencias; Juan Manuel González de Audikana (ed.). Poniendo otras miradas a la adolescencia: Convivir con los riesgos: drogas, violencia, sexualidad y tecnología. Editorial Universidad de Deusto, 2016. ISBN 9788415759775, p. 69. En Google Books. Consultado el 18 de abril de 2019.
  11. Manns, Mia (6 de octubre de 2017). «Do Androids Dream of Electric Sheep? We Still Don’t Know» (en inglés). medium.com. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  12. Tong Gin Yen, Jeanette. «"Everything is True, Everything Anybody Has Ever Thought"» (en inglés). apollonejournal.org. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  13. «Analysis: What's Up With the Ending?» (en inglés). shmoop.com. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  14. Galvan, Jill. «Entering the Posthuman Collective in Philip K. Dick's "Do Androids Dream of Electric Sheep?"» (en inglés). jstor.org. Consultado el 12 de agosto de 2019. 
  15. 15,0 15,1 15,2 15,3 15,4 15,5 15,6 15,7 15,8 15,9 K. Dick, Philip (1968). ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?. Titivillus. p. 32. Consultado el 26 de Noviembre del 2021. 


Enlaces externosEditar